empleo en USA

Fondos concursables: una estrategia para financiar la formación para el trabajo




---------------------------------------------------------------

13-12-2018

No solo en la escuela se educa. Las personas pasan la mayor parte de su vida por fuera de la escuela, trabajando, y en esa etapa, las inversiones en capital humano son fundamentales. Así, en el mundo del trabajo , no solo se demandan habilidades , sino que también se desarrollan. En la formación dirigida a la fuerza laboral , la pertinencia es fundamental. A diferencia de lo que sucede a edades más tempranas, en las que se desarrollan competencias genéricas para la vida, la formación para el trabajo forma para el trabajo . Por tanto, es crucial formar en habilidades que sean relevantes para el sector productivo . ¿Y cómo garantizar la pertinencia de la formación ? Sin duda, es fundamental tener sistemas de información modernos que recolecten datos sobre los requerimientos de habilidades del sector productivo y orienten a los hacedores de política, proveedores de formación y personas para tomar decisiones que contribuyan al desarrollo de trayectorias de aprendizaje y laborales exitosas. Esto se puede lograr a través de información estadística, datos administrativos, plataformas abiertas y estructuras institucionales como los consejos sectoriales , que agrupan a los empleadores para discutir las necesidades actuales y futuras de su sector económico. Sin embargo, para asegurar pertinencia, también es esencial buscar vehículos de financiamiento que incentiven la participación directa del sector privado en la agenda de desarrollo de habilidades. Además, es necesario que estos vehículos permitan financiar, de manera flexible y oportuna, líneas de acción estratégicas de capital humano que estén alineadas con las necesidades presentes y futuras de aquellos sectores de la economía con potencial de contribuir al empleo de calidad y al producto de los países. En algunos países del mundo, como el Reino Unido, Nueva Zelanda y Estados Unidos , se utilizan fondos concursables para cumplir con este objetivo. A través de estos fondos, el gobierno asigna recursos de forma competitiva a las empresas que presenten propuestas de desarrollo de capital humano innovadoras y relevantes para sus sectores. En nuestra región se han implementado fondos concursables con apoyo del BID en Barbados y Trinidad y Tobago , y próximamente se lanzarán en República Dominicana, Panamá y Jamaica . A través de los fondos concursables, el gobierno asigna recursos de forma competitiva a las empresas que presenten propuestas de desarrollo de capital humano innovadoras y relevantes para sus sectores. ¿Qué ventajas traen los fondos concursables? La ventaja más evidente de los fondos concursables es que promueven una oferta de capacitación pertinente en sectores estratégicos donde la falta de capital humano genera cuellos de botella para el desarrollo de las empresas. Por la flexibilidad de sus criterios, los fondos son un mecanismo muy prometedor en un contexto de rápido cambio tecnológico y transformación de tareas, trabajos e industrias. Por ejemplo, el sector de tecnologías de información suele tener obstáculos a la hora de contratar trabajadores con formación adecuada, pues la oferta formativa tradicional no es capaz de ajustarse a la velocidad requerida para hacer frente a los cambios en la demanda de habilidades . En Trinidad y Tobago, el fondo concursable se enfocó específicamente en servicios habilitados por la tecnología de la información y resultó ser una manera efectiva para asignar recursos públicos a formación relevante, con currículos actualizados y de manera oportuna. Los fondos son un mecanismo muy prometedor en un contexto de rápido cambio tecnológico y transformación de tareas, trabajos e industrias. Otra ventaja es que, al combinar recursos públicos y privados, este tipo de fondos permite financiar bienes públicos que traen retornos que benefician a toda la sociedad. Se puede incentivar, por ejemplo, la actualización de currículos en centros de formación o universidades, beneficiando no solo a los empleados de la empresa ganadora sino también a cualquier trabajador o estudiante que desee formarse en el sector. En este sentido, los fondos concursables también pueden promover un diálogo más fluido entre empresarios y oferentes de formación. Por último, los fondos pueden generar más eficiencia, efectividad y cobertura en la asignación de recursos públicos y apalancamiento de recursos privados. En América Latina y el Caribe , la mayor parte del financiamiento a la capacitación se dirige a financiar las agencias nacionales de capacitación. Los fondos concursables operan de forma muy diferente, dado que subsidian capacitación directamente elegida y liderada por la empresa y se asignan a proyectos con contrapartida privada. Esto puede promover eficiencia en el gasto, dado que la empresa buscará maximizar los retornos de invertir los fondos recibidos. Los fondos pueden generar más eficiencia, efectividad y cobertura en la asignación de recursos públicos y apalancamiento de recursos privados. Respondiendo al cambio tecnológico Los fondos concursables de ninguna manera sustituyen los esfuerzos más sistémicos que deben hacer nuestros países para asegurar la calidad y pertinencia de la oferta educativa y de la formación para el trabajo. Sin embargo, dado el cambio tecnológico acelerado y la velocidad a la que los trabajadores vamos a tener que actualizar nuestras habilidades , es fundamental que empecemos a encontrar estrategias innovadoras de financiación en la que los empleadores y el gobierno lideren, de manera conjunta, la agenda de habilidades. Los fondos concursables son una opción prometedora. El siguiente video ilustra cómo pueden contribuir los fondos concursables al desarrollo de nuevos sectores económicos, en este caso, el sector de servicios habilitados por la tecnología de la información en Trinidad y Tobago. A través de testimonios de los ganadores del concurso, podemos apreciar el potencial de este instrumento: *Este artículo cuenta con la coautoría de Carolina González-Velosa, Graciana Rucci y Eugenia de Diego, de la División de Mercados Laborales del BID, y de la autora invitada  Sabine Rieble-Aubourg . Sabine Rieble – Aubourg es Especialista Principal en Educación en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC. Actualmente es el punto focal de la coordinación de programas de educación del Banco en Haití y jefa de equipo para operaciones en Barbados y Trinidad y Tobago. Sabine ha trabajado en el Sector de Educación en el Caribe de habla Inglesa, incluyendo Guyana, Barbados, Bahamas, Trinidad y Tobago y Jamaica. Trabajó durante ocho años en las representaciones del BID en Haití y Trinidad y Tobago. Desde marzo de 2013, ha vuelto a liderar el equipo de educación en Haití luego de haber diseñado el programa del Banco para el sector de educación después del terremoto de 2010. Ha publicado artículos sobre la autonomía de trabajadores, tecnología y su impacto al trabajo. Sabine Rieble-Aubourg obtuvo su doctorado en Sociología de la Universidad de Indiana en Bloomington, Indiana (EE.UU.). Completó sus estudios de licenciatura en Administración de Empresas y Sociología en la Universidad de Mannheim en Alemania.







 twitter